Entre orfandad y naufragios atisbo veleros al atardecer

Entre los azules del mar y el cielo encuentro los límites que me contienen.

Y la incertidumbre danza con el viento de levante,

tostando bajo el sol los miedos de hace un mes.

Salir a un mundo algo más cálido, menos hostil.

De oleaje más salvaje y más reconocido por mí.

Va calmándose el caballo desbocado de mi pecho,

suspiro con el viento que me lleva lejos…

a tierras de antes.. a la libertad.

Y lloro ríos que desembocan en este mar conocido,

que me limpia, que me mece, que me acuna.

Y entre orfandad y naufragios atisbo veleros al atardecer.

Reconozco el rugir de las olas y comienzo a reconocerme a mí.

Casi me muero querida mía, casi no estoy aquí…

y va saliendo el aire del pecho al verme de nuevo en el cabo donde las gatas son desiertos de arena y mar.

Y aflojo… y me sigue asustando tanto mi vulnerabilidad… y aflojo…

Y entre baño y baño me reencuentro con mi alegría.

Reconociendo mi niña hecha de mar, mi adolescente de oleajes y la mujer salada que soy.

Este mar que se lleva todo aquello que ya fue.

Este mar tan mío, este estar para mí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies